Saltar al contenido

Cómo la carrera de Klopp dio forma a su estilo como entrenador

Cómo la carrera de Klopp dio forma a su estilo como entrenador
Valora la página por favor

Una de las mayores razones por las que tanta gente ama a Jürgen Klopp es su humor autocrítico. En 2008, cuando se convirtió en entrenador del Borussia Dortmund, un periódico le preguntó por qué nunca había llegado a la Bundesliga como jugador. Contestó Klopp: “Tenía talento de cuarta división y un jefe de primera división. Eso resultó en la segunda división”.

Se encariñó tanto con su ingenio que repitió la frase cuatro años más tarde, después de haber llevado al Dortmund al título de liga, con un pequeño pero revelador giro. Se lo dijo a un periódico de Berlín: “Tenía pies de cuarta división y un jefe de primera división.”

Ese mismo año, cuando el director comercial de Mainz, Christian Heidel, fue honrado con 20 años de servicio, Klopp recordó un partido entre Mainz y Homburg en dicha segunda división. En un momento dado, un jugador de Homburg se sintió muy decepcionado por su primer toque. Según Klopp, Heidel bromeó: “¡Mira, ellos también tienen un Kloppo!”

Klopp no estaba buscando cumplidos, estaba siendo honesto. Según la excelente nueva biografía de Raphael Honigstein sobre el entrenador del Liverpool, Bring the Noise, Klopp solía recordar a sus jugadores de Dortmund que eran mejores futbolistas de lo que él nunca había sido, diciéndoles: “Nunca he jugado a tu nivel, por lo tanto nunca fingiré que lo sé todo. Pero siempre trataré de ayudarte”.

Klopp hizo un récord de 325 partidos con el Mainz en las ligas inferiores, algo que no se puede conseguir sin al menos algunos atributos decentes en su taquilla. Como ha insinuado Klopp, su cabeza -es decir, su actitud y su inteligencia- era una de ellas. También poseía la inusual combinación de destreza aérea y velocidad, lo que explica por qué Klopp fue más comúnmente desplegado al frente hasta que cumplió los veinte años, antes de retroceder en los últimos años de su carrera.

Cuenta la leyenda que un joven de 19 años, Klopp, abandonó repetidamente al rápido Thomas Berthold, futuro campeón del mundo, durante un amistoso entre el equipo provincial de Klopp y el Eintracht de Fráncfort en el verano de 1986. Con ello se ganó un puesto en el club de la Bundesliga, aunque nunca superó el de suplente.

Aún así, es tentador pensar que sus propias experiencias en un campo de fútbol le enseñaron que se pueden superar muchos problemas – y enmascarar las limitaciones – con ritmo. Le gustan mucho los jugadores con pies de flota. Cuando un reportero le preguntó si sus tácticas habían sido “decodificadas” durante su última temporada en Dortmund, respondió sarcásticamente: “¿Puedes decodificar el ritmo?”

El mejor día de Klopp como jugador fue el 13 de agosto de 1991, cuando el Mainz se impuso por 5-0 en Erfurt. Ese día marcó cuatro goles, otro récord del club que no se igualaría en más de veinte años. Después de este partido, su entrenador Robert Jung predijo: “El año que viene, Klopp no estará aquí.” El mismo jugador sintió lo mismo, y le dijo a la revista Kicker que ahora esperaba un traspaso a la Bundesliga. Pero nunca sucedió. Klopp permaneció en Maguncia durante el resto de su carrera, a menudo luchando contra el descenso.

Primero se convirtió en mediocampista y luego en defensa. En cierto modo, había cerrado el círculo porque, incluso como delantero, se había puesto el número cuatro para honrar a su jugador favorito: el lateral central de Stuttgart, Karlheinz Förster. Klopp explicó una vez su obsesión con Förster diciendo: “Siempre me ha interesado más la actitud que el talento, su mentalidad era excepcional.” Estas líneas podrían describir la propia carrera de Klopp, tanto como jugador como como entrenador.

Otra cosa que Klopp aprendió como jugador – y que le sería de gran utilidad como entrenador – fue el valor de combinar la actitud correcta con la organización y la táctica. El hombre que le enseñó, y el club, fue Wolfgang Frank, que se convirtió en el entrenador de Maguncia en 1995. Frank, un devoto de Arrigo Sacchi, examinó las cualidades del jugador y decidió que lo que más necesitaba era la “cabeza” de Klopp, su rapidez de pensamiento y su capacidad de organización. Convirtió a Klopp en el lateral derecho en uno de los primeros sistemas de funcionamiento de Alemania, basado en el marcado por zonas, la presión y un lateral plano de cuatro. En la patria del barrendero, el 4-4-2 de Frank fue revolucionario.

Utilizando el enfoque innovador de Frank, Mainz sobresalió. A principios de 2001, el club necesitaba un nuevo entrenador. Heidel estaba buscando a alguien que siguiera la tradición de Frank, que conociera el sistema al dedillo. Lo encontró en la parte de atrás. Heidel le pidió a Klopp que se convirtiera en player-manager. El resto, como dicen, es historia.