Saltar al contenido

Josep Guardiola y Sala – Pep

pep guardiola
Josep Guardiola y Sala – Pep
5 (100%) 1 vote

Josep Guardiola y Sala nació en Santpedor el 18 de enero de 1971. Más conocido como Pep Guardiola, es un ex-futbolista y entrenador de fútbol Español, que entrena actualmente el Manchester City FC de la Premier League.

Si te gusta este contenido puedes leer mucho más en moisesdiazentrenador.com 

Ha sido uno de los centrocampistas más valorados del Fútbol Club Barcelona, donde actuó como el cerebro del dream team azulgrana.

Desde la posición de centrocampista defensivo, Guardiola, dotado de una buena técnica, organizaba el equipo, distribuía el juego y marcaba el ritmo de los partidos según convenía. Más tarde también jugó en otros equipos. Así mismo, ha jugado 47 veces con la Selección Española y ha sido también el capitán de la selección catalana.

Entrenador del Fc Barcelona

Entrenó el primer equipo del Fútbol Club Barcelona durante cuatro años, con el cual consiguió un triplete histórico la temporada 2008-2009 (Copa del Rey, Liga y Copa de Europa), en su primer año como máximo responsable técnico, y que acabaría haciendo un histórico sexteto al ampliarlo en la siguiente temporada con la Supercopa de España, Supercopa de Europa de fútbol y el Campeonato del Mundo de Clubes de fútbol.

Entrenador del Bayer de Múnich y Manchester City

Entre 2013 y 2016 fue el entrenador de Bayern de Múnich. Desde 2016 entrena el Manchester City.

El año 2011 fue galardonado con la Medalla de Honor del Parlamento de Cataluña por su «éxito conseguido como entrenador y para transmitir valores como la deportividad, el trabajo en equipo, el esfuerzo y la superación personal».

Infancia

Tercero hijo de Valentí Guardiola y de Dolors Sala y hermano de la política Francesca Guardiola, su fama de gran futbolista se empezó a forjar a La Salle de Manresa.

Era lo preferido a la hora de formar los equipos a la hora del patio, puesto que su equipo ganaba siempre. A pesar de que físicamente era débil, técnicamente era muy bueno. El primero gran ídolo futbolístico de Guardiola fue Michel Platini, del cual tenía una foto en la habitación. Las voces de su calidad llegaron hasta Antoni Marsol y Ramon Casado, técnicos del Club Gimnástico de Manresa.

El paso del Nàstic al Barça fue casi casual: su padre, Valentí, llenó un boletín de un diario deportivo para hacer una prueba, y a pesar de que de entrada no obtuvo ninguna respuesta positiva, un día (y en buena parte por la gran insistencia de Oriol Torcido) el  Barça le ofreció  ir a vivir a la Masía para seguir su formación al plantel del club azulgrana.

Trayectoria futbolística

Como jugador

Entrada a la Masía el 28 de junio de 1984, cuando sólo tenía 13 años, sus padres lo acompañaron a la Masía, la escuela del Barça, donde se empezaría a forjar como gran jugador. A las categorías inferiores del Barça aprende de entrenadores como Oriol Torcido y Quique Costas y hace grandes amistades, como la de Tito Vilanova, que posteriormente sería el ayudante de Hucha al primer equipo azulgrana (donde acabaría sucediéndolo como primer entrenador).

Militó en la categoría de juveniles desde el 1984 hasta el 1990.
Amor, Ferrer, Mussons y Guardiola, en su etapa como jugador del Barcelona.

El Dream Team de Cruyff

Josep Guardiola debutó al primer equipo del Barça el 16 de diciembre de 1990 contra el Cádiz y además lo hizo como titular. A pesar de que aquella temporada sólo jugó cuatro partidos a la máxima categoría, dado que continuaba siendo el director de juego del Barça B, ya demostró ser un gran centrocampista.

Johan Cruyff le dio a un joven Guardiola la demarcación que le había dejado el migcentresancionado Guillermo Amor y el equipo no notó el cambio, prueba evidente de que Pep pasó con muy buena nota su debut al estadio. Johan fue el primero a destacar su tarea durante la rueda de prensa ofrecida después del partido, cosa que agradeció enormemente el mismo jugador: “Siempre son de agradecer los elogios y más si vienen de Cruyff. Estoy contento de mi actuación, aunque puedo hacerlo mejor. Rodeado de tanta gente de calidad resulta difícil jugar mal”.[7]

A partir de 1991, Johan Cruyff lo seleccionó como medio centro del primer equipo. Inmediatamente se adaptó a este rol y fue el director de orquesta del memorable DreamTeam. Después de la retirada de José Mari Bakero, Guardiola aconteció el capitán del equipo. Desde entonces fue el símbolo y referencia futbolística del Barça.

La siguiente temporada, la 1991-1992 fue la de su estallido. Johan Cruyff lo seleccionó para asumir la batuta del primer equipo. Con sólo 20 años, Josep Guardiola empezó una insólita trayectoria ganando en una misma temporada la Liga, la primera Copa de Europa de la historia del club y el oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona con la selección española. La prestigiosa revista italiana “Guerin Sportivo” lo galardonó con el Trofeo Bravo’92 al mejor jugador de Europa menor de 21 años, y su equipo, el FC Barcelona, le entregará, junto a Albert Ferrer, la insignia de oro y brillantes del club azulgrana por su contribución al oro conseguido por la selección española.

Desde entonces Guardiola aconteció un jugador indispensable para el club, tanto por su papel encima del terreno de juego  e inteligencia fuera del campo. Los momentos más difíciles los pasó la temporada 1997-98, puesto que estuvo prácticamente toda la temporada sin jugar por culpa de una lesión muscular a los isquiotibiales. A pesar de que algunos lo daban por acabado para la práctica del fútbol, volvió a jugar a pleno rendimiento y siguió demostrando que su capacidad de juego dependía más del cerebro que de las piernas.

Los años 1993 y 1994 también pusieron fin a ligas ganadas in-extremis a la última jornada, con el añadido de dos decepciones a la Copa de Europa, especialmente por la final perdida por goleada en Atenas contra el Milan.

Al final de la temporada 1996-1997, el Fútbol Club Barcelona decidió no aceptar las propuestas de la Roma y el Parma, que ofrecían cantidades superiores a los 300 millones de pesetas para fichar Josep Guardiola. Finalmente, después de redactar y firmar un complicado contrato, el futbolista Josep Guardiola siguió jugando con el FC Barcelona hasta el año 2001. El jugador vio aumentado su sueldo hasta 300 millones de pesetas anuales limpios y su cláusula de rescisión quedaba fijada en 15.000 millones de pesetas, la segunda más alta de la liga española

Con Van Gaal. Títulos y lesiones

La época bajo las órdenes de Van Gaal fue más anodina en espectáculo, a pesar de que hubo títulos mayores, como las ligas de las temporadas 1997-1998 y 1998-1999, con Hucha como protagonista en el poco juego brillante que se pudo ver en aquel Barça de los holandeses y con Rivaldo y Figo como estrellas.

El 8 de junio de 1998, Guardiola se sometió a una intervención quirúrgica para intentar solucionar de una vez por todas los problemas musculares que lo mantuvieron prácticamente toda la temporada al dique seco. La operación se centró a los músculos isquiotibials del jugador, origen de todos sus problemas, según defendió desde el principio el doctor Ramon Cugat.[10]

El 31 de agosto de 2000, Guardiola pasó por segunda vez por la sala de operaciones después de una grave lesión al tobillo y estaría tres meses de baja. El capitán azulgrana fue intervenido por el doctor Ramon Cugat. La cabeza de los servicios médicos del FC Barcelona, Josep Borrell, también asistió a la intervención del azulgrana, que resultó ser todo un éxito. La operación de Guardiola duró cerca de una hora y cuarto.[11] Otras lesiones importantes a su carrera fueron las que lo dejaron fuera de los mundiales de Francia (1998) y de Corea-Japón (2002).

Despedida como jugador del Barça

Durante la etapa que jugó al Barça, Guardiola traía el dorsal núm. 4
El 11 de abril del 2001, el capitán del Barça anunció a los medios de comunicación su intención de abandonar el club al cual había sido vinculado durante 17 años cuando finalizara la temporada. Quiso avisar con tiempo, antes de que el Barça perdiera las opciones de la UEFA y la Copa, para evitar que su decisión se vinculara a los resultados que se obtuvieran. Guardiola explicó que la decisión de dejar el Barça respondía a un deseo de empezar una nueva etapa personal y deportiva.

La temporada 2000-2001 había sido una de las peores vividas por el F.C. Barcelona. El primer equipo de fútbol no consiguió ningún título y sólo obtuvo un modesto cuarto lugar a la Liga, a pesar de que consiguió clasificarse para la Champions 2001-2002 en el último partido.

El 24 de junio de 2001, Guardiola jugó el último partido con la camiseta azulgrana en el último partido de la temporada. Fue contra el Celta a la Copa del Rey, el Barça fue eliminado al empatar a un gol en el partido de vuelta de semifinales ante el Celta en el Camp Nou, cuando ya arrastraba un 3 a 1 del partido de ida celebrado en Vigo la semana anterior. Al final del partido, los jugadores del Celta fueron a buscarlo y sus compañeros, con Luis Enrique al frente, se lo cargaron a cuestas. Guardiola envió un beso a la grada, recibió el abrazo de Reixach y una ovación antes de sacarse el brazalete. Asistieron antiguos compañeros como Josep Fusté, Koeman, Txiki, Goiko, Serna. No había querido homenajes.

Dejaba atrás 11 temporadas al club, 16 títulos (6 ligas, 2 copas del Rey, 4 supercopes de España, 1 copa de Europa, 1 Recopa y 2 supercopes de Europa), 387 partidos jugados, de los cuales 229 ganados, 88 empatados y 70 perdidos, y 11 goles.

A la rueda de prensa posterior al partido aseguró dejar el club “muy feliz”. “Ha sido un largo viaje. Me voy satisfecho, orgulloso, contento de cómo me ha tratado la gente y de los muchos amigos que he hecho. No puedo pedir más: he jugado en el equipo que soñaba, con grandes futbolistas que me han hecho mejor, y me he mantenido muchos años a la élite”, destacó Guardiola, que finalmente indicó que “no vine a hacer historia, sino a hacer mi propia historia”.

Trayectoria internacional

Pep Guardiola había decidido abandonar el club por propia voluntad y, después de meses de negociaciones y rumores, el 26 de septiembre de 2001 Hucha fichó por una temporada por el modesto equipo italiano del Brescia Calcio, equipo de la Serio A de el Calcioitaliano. Allá compartió vestuario con el histórico jugador italiano y capitán del equipo, Roberto Baggio, jugador que considera seguramente el mejor con el cual ha jugado nunca.[14] El excapità azulgrana explicó que el modesto Brescia había sido el equipo que más se había interesado por él y que no había tomado la decisión por motivos económicos. El centrecampista de Santpedor cobraría alrededor de 700 millones de pesetas para jugar con el equipo italiano hasta final de temporada, con opción a prorrogar el contrato.

Su estancia en el país transalpino quedó marcada por el hecho de haber dado positivo por nandrolona, un esteroide anabolitzantutilizado para mejorar el rendimiento, en dos controles antidopaje. Efectivamente, el Comité Nacional Olímpico Italiano (CONI) anunció que Guardiola, dio positivo en el control antidopaje a qué había sido sometido después del partido Lazio-Brescia del día 4 de noviembre de 2001. El medio centro catalán ya había sido suspendido cautelarmente hacía una semana cuando se supo que había dado positivo en el control posterior al Piacenza-*Brescia del 21 de octubre.

Guardiola, que podía ser sancionado por un periodo de entre seis meses y dos años, recibió la solidaridad de sus antiguos compañeros de equipo y de todo el entorno azulgrana, particularmente de Frank de Boer, que el 15 de marzo también había dado positivo en un control antidopaje pero que el 27 de julio vio reducida su sanción de un año a dos meses y medio porque se consideró que había ingerido accidentalmente productos contaminados. Finalmente fue penalizado con cuatro meses de suspensión. Guardiola dedicó todos sus esfuerzos a demostrar que era inocente y años más tarde, y después de un largo proceso judicial, sería absuelto de esta acusación.[16]

Después de un buen año con este equipo el julio de 2002 es presentado oficialmente como nuevo jugador del AS Roma. El contrato que lo une al Roma es de dos años con 3 millones de euros por temporada, sin costes adicionales, puesto que su desvinculación del Brescia no supuso ningún gasto.[17]

Pero no contó mucho para Fabio Capello, y jugó poco. Como consecuencia de esto volvió al Brescia, donde volvió a ser el eje del equipo, compañero de Roberto Baggio y pieza fundamental en la permanencia del equipo.

En las elecciones a la presidencia del Fútbol Club Barcelona celebradas el 15 de junio de 2003 y ganadas por Joan Laporta, en Josep Guardiola formaba parte de la candidatura encabezada por Lluís Bassat, que lo habría nombrado director general deportivo del Barça en caso de ganar las elecciones. Laporta fue elegido presidente con 27.138 votos (52,57%) y Bassat quedó en segundo lugar con 16.412 votos (31,80%).

El 2003 fue contratado por el Al Ahly de la liga catarí, donde fue dos años. Compartió torneo con Gabriel Batistuta, Claudio Caniggia y Fernando Hierro. Fue elegido mejor jugador de la liga el año de su debut.[19]

Después de la aventura qatariana, empezó el curso de entrenador en España. Cuando parecía que dejaría el fútbol, y después de rechazar las ofertas del Manchester City y el Wigan de Inglaterra, el 20 de diciembre de 2005 fichó por el Dorados de Sinaloa, donde coincide con su amigo Juan Manuel Lillo como entrenador. Sólo jugó el Torneo Clausura 2006 del fútbol mexicano, hasta el mes de mayo, y volvió a continuación para terminar el curso de entrenador.

Como entrenador

Barça B

El junio de 2007 pasó a ser el primer entrenador del Barça B, que había bajado a Tercera División la temporada anterior. Fue el primer equipo que dirigió un golpe se sacó el carné de entrenador. La temporada fue un éxito y consiguió el ascenso del filial a Segunda División B.[21] Esta temporada con el Barça B tuvo un balance espectacular: 24 victorias, siete empates y sólo cinco derrotas, que le dieron 79 puntos en 36 jornadas. Además, fue el segundo equipo más goleador de la competición, con una media de 1,9 goles por partido. A finales de aquella temporada, el día 5 de junio de 2008, firmó con el Presidente del Barça, Joan Laporta, el contrato para hacer el salto a entrenar el primer equipo, en sustitución de Frank Rijkaard.

Primer equipo del FC Barcelona

La siguiente temporada, Josep Guardiola se hizo cargo del banquillo del primer equipo. Con la llegada de Hucha se establecieron unas normas básicas de trabajo y de comportamiento. A Hucha le gustaba mantenerlo todo bajo control y en esto podría encontrársele un paralelismo con Van Gaal, uno de sus predecesores.

Pep Guardiola, el noviembre de 2009.

Pero las ganas de cambiar la historia azulgrana empezaron con una primera página desoladora. Con una derrota y un empate, el equipo de Guardiola hizo el debut liguero más decepcionante de los últimos 15 años. Pero el balance de la temporada fue magnífico para el equipo culer. Líder desde la novena jornada, el Barça avanzó a ritmo de récord, de puntos, de goles y de victorias, incluyendo una goleada en el Madrid en el Santiago Bernabéu, donde el Barça le marcó seis goles (2-6). El fútbol del Barça aquella temporada se consideró espectacular, y el equipo consiguió ganar todos los títulos a que optaba: la Liga, la Copa y la Liga de Campeones -el triplete-.

Guardiola entra en la historia como el primer técnico que gana el triplete en su primera temporada a la élite. Se convertía en el tercer entrenador más joven que ganaba el máximo título europeo, y el primero que lo hacía desde que se creó el nuevo formato de la Liga de Campeones. Además, el de Santpedor entró dentro del club selecto de haber ganado la Copa de Europa como jugador y técnico. Hasta ahora, sólo Miguel Muñoz, Giovanni Trapattoni, Johan Cruyff, Carlo Ancelotti y Frank Rijkaard habían logrado este hito.

El Barça de Pep Guardiola culminó la temporada con un 2-0 ante el Manchester United a la final de la Champions. Una temporada de sueño, sin duda la mejor de su dilatada trayectoria, con una plantilla y una propuesta futbolística que ha merecido los elogios de técnicos, exjugadors y medios de todo el mundo. No va, muchos consideraron el juego desarrollado por los azulgrana lo “mejor fútbol de la historia”.[22]

Guardiola y Estiarte celebran la victoria sobre el Manchester United en la final de la Champions de 2009 a Roma
Hucha y Estiarte celebran la victoria sobre el Manchester United en la final de la Champions de 2009 en Roma.

Unos días después del partido se supo por qué mientras el Manchester calentaba al césped del Olímpico de Roma, el FC Barcelona desapareció antes de tiempo.

Pep Guardiola los llamó al vestuario porque los tenía una sorpresa preparada. Con toda la plantilla sentada, el técnico de Santpedor cerró las luces y los proyectó un vídeo de siete minutos. Aparecían intercaladas imágenes de la película Gladiatorcon escenas de sus hombres en pleno esfuerzo y correspondientes a partidos de la Champions de aquel año.

Con música de la ópera Turandot, las imágenes se salpicaban con paradas de Valdés, goles de Eto’o o con imágenes de un Iniesta trabajando duramente en solitario para ser a Roma. Cuando la cinta estaba a punto de acabarse, Guardiola había hecho escribir Somos el centro del campo, somos nuestra precisión, somos nuestro esfuerzo, somos atacantes que defendemos, somos defensores que atacan, somos el reconocimiento de nuestros rivales, somos cada gol que hacemos, somos quienes siempre buscamos la portería contraria.

SOMOS UNO!. Al abrirse las luces, había jugadores del Barça que, plenamente metidos ya en el partido, lloraban, otros llamaban, otros se espoleaban los unos a los otros. Guardiola había motivado sus hombres sin badar boca.

El mayo de 2009, Guardiola es nominado al pulse Príncipe de Asturias de los Deportes, pero rechaza el galardón para no considerarse merecedor.

El 20 de enero de 2010 fue renovado por un año más con el equipo azulgrana, aunque el contrato no se firmó hasta el 1 de julio con el nuevo presidente.

La temporada 2010/2011 el FC Barcelona oficializa la cesión del delantero sueco ZlatanIbrahimović al AC Milan con una opción de compra por 24 millones de euros. A cambio, el FC Barcelona ficha el delantero asturiano David Villa, comprado en el Valencia CF por 45 millones de euros.