Saltar al contenido

¿Qué hacer después de una derrota en el fútbol? ¿Cómo reaccionar?

¿Qué hacer después de una derrota en el fútbol? ¿Cómo reaccionar?
Valora la página por favor

¿Qué hacer después de una derrota en el fútbol? Ya sabes, esos días tristes, esas noches amargas, esos momentos posteriores a la derrota en los que los 90 minutos están inexorablemente desbordados. Inmediatamente, el arrepentimiento da paso a la amargura y distingue su camino en esta niebla, que puede ser difícil o incluso reprobable en vista de los próximos plazos. Hoy lo has entendido, me interesa la gestión de la derrota y el paso del espacio vacío.

Ante la adversidad, las personas se comportan de manera diferente. Al igual que con la llegada de una fecha límite estresante (final, partido decisivo….) algunos de sus jugadores estarán muy concentrados en su silencio, otros estarán exuberantes, evacuando el estrés en el discurso. Durante una dificultad tus jugadores (y tú mismo) estarán en la misma lógica.

El después de la derrota

La reacción después de una derrota dependerá del acercamiento del jugador a su deporte. La presión del resultado a cualquier precio, del rendimiento llevará a la frustración total. Entonces vendrá la etapa de la autoflagelación y finalmente la duda. La recuperación será entonces larga y dolorosa, con una difícil reanudación de los entrenamientos y la participación en nuevas competiciones. Por otro lado, si el jugador basa su acercamiento al deporte principalmente en la noción de placer (y el fútbol es un juego que le recuerdo), rebotará más fácilmente, porque querrá reanudar su práctica deportiva de ajedrez no es el final de su deporte.

Tienes que aceptar que la derrota es parte del juego.

El tiempo, como a menudo en la vida, será tu aliado. Tienes que tomarte el tiempo para digerir una derrota y analizar tu juego. Tenemos que ver lo que funcionó de todos modos y entender lo que no funcionó. Siempre con bondad en lo positivo. Porque lo mejor es sacar lo positivo y centrarse en ello.

La importancia de la mente

Qué hacer después de una derrota en el fútbolComo a menudo en la vida, la mente puede engañarte. Responsable de cosas muy bellas también puede llevarte después de un mal pasaje. Después de una derrota, el jugador se desmoralizará, puede que no sienta nada, puede que ya no confíe en sí mismo. Y sin embargo…

Desde el punto de vista técnico y físico, es el mismo que antes de la derrota. Sus habilidades son idénticas, las mismas que le han hecho ganar partidos antes. La derrota puede atribuirse a una multitud de factores: errores tácticos, fatiga temporal, oponente de alto rendimiento. Sólo tendrá esta impresión si así lo cree! En lugar de torturar tu mente rumiando sobre esta derrota, tienes que usar el análisis de este partido para trabajar aún más duro en los puntos débiles.

Si suponemos que ganar o perder no es un objetivo, sino un camino, entonces la derrota es “más fácil de vivir” y el jugador puede recuperarse más fácilmente. Pero toda esta digestión de la derrota, poniendo de relieve el pasado deportivo en lugar de la victoria a toda costa, puede verse dificultada por la presión externa: los patrocinadores, los medios de comunicación, el entorno. Como si la derrota estuviera prohibida de ahora en adelante y que tuviéramos que ganar absolutamente (con buen juego)

Esta aceptación de la derrota como un paso hacia un mejor progreso, propicio para el cuestionamiento, debe ser inculcada desde una edad temprana.

Es importante ser consciente de que explicar el propósito de una derrota permitirá a tus jugadores pensar por sí mismos sobre cómo mejorar, no culparse a sí mismos por un mal desempeño. La noción de placer debe prevalecer y no debes tomar la derrota como una sanción dura e implacable, sino como un paso, una conciencia de pequeños defectos.

Esto requiere hablar con sus jugadores y no estar en la represión o la crítica sistemática que no es constructiva cuando el jugador no entiende lo que se le está pidiendo. Al contrario, es un factor de bloqueo. Y deben evitarse a toda costa!

El ejemplo del guardián es perfecto en nuestro caso.

Aquí está cómo manejarlo:

Un guardia siempre sabe las albóndigas que hace, no hace falta que se lo recuerde. Ya ha analizado este momento, repitiendo la acción 10.000 veces. Un recordatorio debe hacerse más tarde, dos o tres semanas después. Por lo tanto, el análisis será frío, sin sentimientos de frustración y fracaso. A continuación, podrá establecer una simple declaración de hechos y su guardameta se sentirá más tranquilo gracias a los servicios prestados entre este partido y el análisis. Es esencial apoyarlo cuando todo sale mal. Si no hay una solución milagrosa para volver a su estado psicológico, la primera manera de volver a encarrilar a un guardameta es empezar en el siguiente partido: no hay nada mejor que volver a jugar lo antes posible para evitar la rumia.

Así que no te culpes demasiado, la derrota es parte del juego. Perdonar, analizar y volver al trabajo!

¿Y cómo consigues un pasaje vacío de uno de tus jugadores, de ti mismo?

Me apasiona el fútbol, pero más concretamente la formación futbolística. Durante más de 10 años, he estado aprendiendo, aplicando e intercambiando todo lo que puedo para mejorar constantemente mi enfoque de la gestión de grupos. Con este sitio, me propongo proporcionar tanta información como sea posible a los entrenadores en busca de apoyos para ser más eficaces.