Saltar al contenido

Coachig fĂștbol – 6 Formas de comunicarte con Ă©xito con tus jugadores

coaching-futbol

Un buen coaching futbol se trata de la elección de las palabras adecuadas para cada situación y esto puede involucrar y motivar a los jugadores, al igual que las palabras equivocadas acabar con ellos. Así que hoy quiero ofrecerles algunas reflexiones, no quiere decir que solo hay una formula todo depende del grupo que tengas delante.

Beneficios del Coaching en FĂștbol

El entrenamiento psicolĂłgico en el fĂștbol permite al entrenador de un equipo lograr confianza en sĂ­ mismo y eliminar las dudas que pueda tener, al igual que puede conseguir que sus jugadores confĂ­en en sĂ­ mismos y en el entrenador. TambiĂ©n enseña al entrenador cĂłmo motivar a sus jugadores, cĂłmo convertir sus sueños en objetivos alcanzables y cĂłmo manejar las situaciones de estrĂ©s.

Javier Brines señala que esta herramienta es muy eficaz si se sabe utilizar y puede ser muy peligrosa si no se sabe usar. Por eso es necesaria una formación específica en esta disciplina y, cuando sea posible, el asesoramiento de un psicólogo deportivo.

En este sentido, Diego GutiĂ©rrez afirma que para que el entrenamiento futbolĂ­stico funcione es necesario que la persona que lo realiza, en este caso el entrenador o psicĂłlogo deportivo, tenga una sĂłlida formaciĂłn y un gran nĂșmero de horas de prĂĄctica. TambiĂ©n es esencial que los deportistas crean tanto en esa persona como en la disciplina (el entrenamiento). SĂłlo asĂ­ se pueden sentar las bases y asegurar un buen trabajo. De lo contrario, el proceso estarĂĄ condenado al fracaso .

Procesos de fĂștbol coaching.

El entrenamiento de coaching es un proceso que se desarrolla en 4 fases, que son

Etapa 1: Tomar conciencia de la realidad. Lo primero que debe hacer un entrenador es ver y conocer la realidad en la que se encuentran Ă©l y su equipo. Debe identificar todos los aspectos que aumentan o disminuyen el rendimiento del equipo, tras lo cual debe analizarlos y luego mejorar todo lo que mejore el rendimiento del equipo y evitar todo lo que lo disminuya. Esta conciencia debe estar relacionada con el entorno en el que se encuentra el equipo, los comportamientos del equipo y los peros del equipo.

Paso 2: Voluntad de cambio. Una vez identificada la realidad y el entorno en el que se encuentra, el entrenador debe estar dispuesto a cambiar para progresar. Debe conocer sus puntos fuertes y débiles, para potenciar los mås fuertes y tratar de disminuir los mås débiles, para lo cual debe pensar en la mejor manera de cambiar para lograr estos objetivos.

Paso 3: Herramientas y recursos para el cambio. El siguiente paso es pensar y saber cĂłmo cambiar, pensando en todo lo que el formador puede mejorar (herramientas y recursos). Es importante destacar la necesidad de que el formador tenga las habilidades anteriores para que los jugadores crean en Ă©l y quieran cambiar segĂșn lo que propone.

Paso 4: Implementar un plan de acción. Finalmente, sabiendo en qué aspectos intervenir y cómo hacerlo, el entrenador debe desarrollar un plan de acción y ponerlo en pråctica.

LĂ­neas de acciĂłn en el coaching deportivo de fĂștbol.

Para concluir este artĂ­culo, hablaremos de las lĂ­neas de actuaciĂłn que el entrenador de un equipo debe poner en marcha para mejorar el rendimiento personal y colectivo de sus jugadores.

– TRABAJO EN EQUIPO: Para anteponer el bien colectivo a la individualidad de los jugadores, es necesario trabajar en equipo. La mejor manera de conseguirlo es repartir las tareas pero buscando siempre un objetivo comĂșn. Esto se puede hacer con el cuerpo tĂ©cnico, dividiendo el trabajo pero teniendo siempre presente el objetivo comĂșn. Es muy fĂĄcil decirlo, pero para hacer un buen trabajo en equipo es necesario crear una identidad con la que los jugadores se sientan identificados a travĂ©s del conocimiento individual y colectivo, con una misiĂłn y unos procesos de trabajo para conseguirla.

– OBJETIVOS: Es necesario establecer un objetivo claro que dĂ© sentido y significado a todas las acciones que realizamos cada dĂ­a. Cuando se conoce el objetivo, el trabajo gana perspectiva. Los objetivos deben ser especĂ­ficos, medibles, alcanzables y reales.

– MOTIVACIÓN: Hoy en dĂ­a, en el deporte, se ha puesto de moda utilizar herramientas de motivaciĂłn para intentar sacar lo mejor de uno mismo y de un equipo. La motivaciĂłn es el motor que nos impulsa a conseguir nuestros objetivos. Para saber cĂłmo motivar hay que cumplir varios requisitos: la predisposiciĂłn del deportista, la definiciĂłn de objetivos y un entrenador con buenas habilidades verbales que sepa transmitir el mensaje adecuado.

– GESTIONAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL: La inteligencia emocional es una de las herramientas que un buen entrenador debe saber utilizar. Debe saber controlar sus palabras y su comportamiento sea cual sea la situaciĂłn. Aplicado al fĂștbol, es que no debe verse afectado por los resultados, ya sean negativos o positivos. Del mismo modo, debe saber controlar lo mismo en sus jugadores. A menudo, los equipos que lo han «hecho todo» en las Ășltimas jornadas de la liga, acaban perdiendo campeonatos o tienen miedo porque no saben gestionar sus emociones (2).

Evitar preguntar «¿Por qué?»

Si usted comienza a cualquier pregunta con un “por quĂ©â€, rara vez provoca la respuesta que desea. De hecho, los jugadores podrĂ­an tambiĂ©n poner las barreras y la defensiva y ofrecer sĂłlo excusas. Por ejemplo, si se le pregunta “¿por quĂ© no haces ese pase?” Obligas a los jugadores a justificarse a sĂ­ mismos en lugar de admitir que hay otras opciones mejores o que ha cometido un error.

 

No exageres

Palabras como «todo el mundo», «todos», «siempre» y «nunca» pueden crear un bloqueo en la comunicación entre un entrenador y sus jugadores, ya que la sentencia tiende a ser dramåtico en lugar de constructivo. Los jugadores saben esto y no va a escuchar con el mismo entusiasmo. Así que suavizar una frase para animar a los jugadores a escuchar lo que dices:

 

No hagas suposiciones

Antes de suponer situaciones es mejor preguntar de una manera sana, sin emitir juicios previos, luego estĂĄ en nuestra mano creer o no al jugador, pero evitar suposiciones previas de los motivos por los que han sucedidos ciertos acontecimientos como la no asistencia a un entrenamiento.

coaching futbol

Haga preguntas abiertas

Las preguntas abiertas son el mejor tipo de preguntas. El uso de palabras tales como «qué», «cómo», «dónde» y «cuåndo» le darå mucha mås información y el compromiso de sus jugadores que iniciar una pregunta con un verbo, como «hacer» «es» «son» y «tener». Por ejemplo, preguntando: «¿Has visto el espacio?» le daría la respuesta sí o no, mientras que si se le pregunta, «¿Dónde estaba el espacio?» se abre la pregunta y obliga a los jugadores a considerar lo que quiere decir y pensar antes de dar una respuesta.

 

«Usted» puede ser negativo

Al dirigirse a sus jugadores, tratar de evitar iniciar cualquier frases con la palabra «usted». Esto puede sonar como que estå acusando a alguien. Por ejemplo, si usted dice: «Se perdió demasiados entrenamientos», apunta un dedo acusador a un jugador en particular. Sé mås constructivo en su estado de cuenta para ayudar a que el jugador escucha, incluso si es la crítica que se estå repartiendo. En vez trate de decir algo como «Sería mucho mejor si no se pierda tantos entrenamientos «.

coaching-futbol-valverde

Suavizar el mensaje

No sea definitivo con sus respuestas. Se puede convertir un dictamen en un hecho. Si decir algo como, «Esa fue nuestra sesión de entrenamiento mås pobre que hemos tenido en mucho  tiempo», suena bastante directo. Así que puedes  suavizar el mensaje utilizando expresiones como «yo pienso», «yo» o «me siento» y pido que reflexionen sobre ello. Por ejemplo, se podría decir a los jugadores: «Creo que fue posiblemente la mås pobre de nuestras sesiones hasta ahora ¿Qué opinas.?»

CONCLUSIONES DE UN BUEN COACHING FUTBOL.

Quiero finalizar volviendo a recalcar lo que dije al principio de este artículo, no hay formulas exactas, como cada grupo es un mundo, o cada situación, estas apreciaciones son generalmente buenas pero hay determinadas situaciones o grupos que pueden requerir de una “mano dura” o ser más directo con ellos, otras situaciones requieren un coaching futbol con más mano izquierda, incluso dentro de un mismo grupo personas que requieran ser muy duros para sacar lo mejor de ellos y otros ser muy suaves.

¿Qué opinas? ¿Cuål es tu método?

Escribe un comentario dando tu opiniĂłn seguro que nos enriquece a todos.

OTROS ARTÍCULOS QUE TE PUEDEN GUSTAR: